La RFID se hace hueco en el sector del retail

El comercio está inmerso en una carrera para adaptarse a los cambios que las nuevas tecnologías traen el consumo.

Con el fin de satisfacer los cambios que se están produciendo en los modelos de consumo, proliferan iniciativas para personalizar la experiencia de compra, lo que, a su vez, impulsa la creación y expansión de los servicios de suministro omnicanal, como la petición on-line de recogida en tienda, el envío de pedidos de comercio electrónico desde la tienda y puntos de recogida en el canal físico.

Todos estos proyectos con un fuerte componente omnicanal tienden a traducirse en mejoras sustanciales, ya que, como demuestra un reciente estudio de Manhattan Associates, existe una fuerte correlación entre la omnicanalidad y los márgenes comerciales.

En este sentido, el trabajo muestra cómo los comercios que utilizan experiencias omnicanal mejoran sustanciales en sus márgenes entre tres y ocho puntos más que aquellos que no las utiliza, pese a que menos del 30% de las empresas encuestadas en el análisis han optimizado estos procesos.

Los cambios en los patrones de los consumidores obligan al comercio a adaptarse con rapidez para adaptar soluciones diseñadas y concebidas para la forma en la que los consumidores compran hoy y cómo lo harán en el futuro, de tal forma que los que mejor se hayan amoldado al nuevo escenario conseguirán estar la vanguardia en rentabilidad, mientras que los que no evolucionen irán perdiendo muchos puntos de margen en cada venta, a tenor del estudio.