El retail europeo ha acelerado su tránsito hacia la omnicanalidad entre dos y tres años debido a los efectos que ha tenido la pandemia en los hábitos de compra.

En este mismo sentido, un reciente informe de Oliver Wyman estima que el canal on-line supondrá un 30% de las ventas totales del comercio minorista entre 2030 y 2035.

El estudio afirma que el e-commerce europeo ha crecido un 31% anual en 2020, mientras que en España el incremento ha sido de un 38% el año pasado, en una tendencia que demuestra que en la última década, las ventas on-line en Europa han subido más rápido que las del conjunto del sector minorista del continente.

Sin embargo, pese al menor ritmo de crecimiento de las ventas en tienda, en 2019 todavía representaban el 89% de los ingresos del conjunto del comercio minorista en Europa y seguirán siendo el principal canal minorista durante la próxima década.

De igual modo, el análisis prevé que si las ventas del canal on-line en Europa siguen creciendo en torno a un 15% en tasa anual, como ocurrió entre 2010 y 2019, podría suponer el 30% del total de las ventas del comercio minorista en 2030 a nivel europeo, mientras que si crecen un 10% al año, como ocurrió desde 2017 a 2019, este nivel del 30% se alcanzará en 2035.

Así mismo, otro factor que incide en la aceleración de la transformación omnicanal del retail es la digitalización del comercio minorista, de tal manera que en aquellos países donde el sector está más organizado, la cuota del comercio electrónico en las ventas al por menor es más alta

En este sentido, España es uno de los mercados europeos con menor penetración del canal on-line en el total de las ventas minoristas, con un 49% de todas las ventas al por menor y una penetración de un 5,5%.