Los vecinos del barrio madrileño de Villaverde creen que la plataforma logística que Pavasal construye en el borde exterior de la M-40 va a tener un fuerte impacto en sus calles y se oponen a este proyecto desde hace meses.

Ante esta situación, los responsables del Ayuntamiento de Madrid han asegurado este pasado miércoles, 28 de agosto, que «esta instalación no se pondrá en marcha hasta que esté garantizada la movilidad que genere la propia actividad de la empresa con la de los vecinos de los distritos de Usera y Villaverde».

El Ayuntamiento confirma que ha concedido la licencia de obras. Por su parte, el delegado municipal del Área de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, «en ningún caso se va a permitir la implantación de la actividad hasta que los accesos a la plataforma logística se encuentren realmente ejecutados conforme a un nuevo estudio de movilidad de la Junta Municipal del Distrito de Villaverde»

Con este estudio se pretende analizar y asegurar el buen funcionamiento de la instalación logística y su relación las 1.720 familias del parque de ingenieros que en los próximos años van a venir a vivir a este barrio.

El Gobierno municipal tiene previsto incluir en los próximos presupuestos una partida en el Área de Obras y Equipamientos para desdoblar la calle Eduardo Barreiros. Se estudiará la conexión con la M-40, analizando todas las variables posibles con el fin de que la implantación de la plataforma logística no afecte al barrio, a los  distritos de Villaverde y Usera y a la propia ciudad de Madrid, a la vista de que, como informa el propio consistorio de la capital, «los informes redactados con anterioridad carecían del mismo pues no analizaban la situación futura y se centraban únicamente en la calle Eduardo Barreiros y no en la complejidad de movilidad que la zona tendrá en los próximos años».

La plataforma logística que ejecuta la constructora valenciana Pavasal ocupa un espacio de 90.000 m², con 336 metros lineales de fachada a la M-40, entre la A-4 y la A-42, y se ejecutará en dos fases.

En este espacio, se prevé levantar una nave con una superficie inicial de 51.823 m², compuesta de 13 módulos con superficies que irán desde los 3.400 m² hasta los 6.000 m², con la intención de iniciar su actividad con la entrega de la primera fase del parque a finales de 2019.