La disminución de tráficos en la termina granelera de El Musel con motivo de las medidas adoptadas para contener el avance del Covid-19 ha llevado a los responsables de la concesionaria, EBHI, a presentar una Expediente de Regulación Temporal de Empleo.

La terminal movilizó casi 10 millones de toneladas entre carbones y mineral siderúrgico, así como carbón térmico, a lo largo de 2019. Sin embargo, este año debe hacer frente a una disminución muy pronunciada de los tráficos, que se calcula que estará cerca del 30%.

En total, se estima que pasarán por las instalaciones 7,2 millones de toneladas. En este sentido, el ERTE presentado busca preservar los puestos de trabajo, que ascienden a 130, y mantener en la medida de lo posible su capacidad operativa.

El expediente afectará sobre todo a personal administrativo y de turnos. Además, la decisión se verá completada con la adopción de otras medidas relacionadas con las inversiones, contratas y servicios generales, así como con los suministros y la optimización de recursos financieros.