conductor de camion camionero transportista

España es el quinto país de la UE que más trabajadores desplaza.

La Comisión de Empleo del Parlamento Europeo ha aprobado esta semana su posición sobre la reforma de las normas sobre los trabajadores desplazados que está llevando a cabo la Unión Europea.

Con esta modificación, las autoridades europeas buscan encontrar un punto de equilibrio entre los derechos sociales de los trabajadores a los que su empresa envía a realizar un servicio en otro Estado miembro durante un período limitado, por un lado, y la competitividad empresarial, por otro.

Durante los últimos 20 años, la situación del mercado laboral y económico en la Unión ha cambiado mucho, lo que hace necesaria una revisión de las normas.

Así mismo, las autoridades europeas, han confirmado que las diferencias en los costes laborales y los salarios pueden convertirse en incentivos para enviar a trabajadores fuera, porque las empresas no están obligadas a pagarles un salario superior al fijado como mínimo en el país de acogida, lo que se traduce en una menor remuneración que la que perciben los trabajadores locales por el mismo trabajo.

En este sentido, y según la Comisión Europea, los trabajadores desplazados pueden ganar hasta un 50% menos en algunos sectores y países, lo que genera competencia desleal entre las empresas nacionales y las compañías que trasladan temporalmente a sus empleados a ese país y obstaculiza el buen funcionamiento del Mercado Único.

Las lagunas en la legislación actual también han llevado a un crecimiento de las prácticas abusivas y fraudulentas, que implican la explotación de los trabajadores desplazados.

Principales puntos de la reforma

Uno de los principales puntos de la reforma consiste en igualar las condiciones salariales de trabajadores desplazados y locales, según lo que establezcan las leyes nacionales o los convenios colectivos.

Además, los cambios en la regulación de los trabajadores desplazados también buscan establecer un marco para una competencia leal entre empresas, así como aplicar a los trabajadores desplazados todas las normas laborales que regulan las condiciones de trabajo de los empleados locales pasados 24 meses desde su desplazamiento inicial.

Para que se cumplan todos estos objetivos, el Parlamento Europeo propone que todos los Estados miembros publiquen en una página web específica todas las condiciones laborales y salariales de aplicación a sus trabajadores locales, con el fin de garantizar que los desplazados tienen los mismos derechos.

España cuenta con 126.000 trabajadores desplazados en otros países de la UE

Según la Unión Europea, en 2015, había 2,05 millones de trabajadores desplazados en la Unión. Entre 2010 y 2015, su número ha aumentado en un 41,3%, aunque solo representan el 0,9% del empleo total de la UE.

El 86% de los trabajadores desplazados se dirigieron a quince países de la Unión. Alemania, Francia y Bélgica son los Estados que reciben el mayor número de trabajadores desplazados, ya que todos ellos suman el 50% de todos los trabajadores recibidos.

Por otra parte, los principales remitentes de los trabajadores desplazados son Polonia, Alemania y Francia. Italia y España han pasado de ser receptores netos a convertirse en “remitentes” netos de trabajadores desplazados entre 2010 y 2014, debido a la crisis económica.

Los datos de la UE indican que España cuenta con 125.711 trabajadores desplazados en otros países de la Unión y recibe 54.037 trabajadores desplazados de otros Estados.

De este modo, nuestro país es el quinto de la UE que más trabajadores desplaza y el octavo que más trabajadores desplazados recibe de toda la Unión.