Transporte intercontinental de contenedores en mega-buques.

Mega-buques de Maersk Line.

Dos meses después de que Estados Unidos diese el visto bueno a que la alianza P3, formada por CMA CGM, Maersk Line y MSC, para combinar sus servicios en las rutas este-oeste, la Unión Europea ha aprobado también la alianza al entender que esta no presenta ningún tipo de competencia desleal, con lo que sólo falta que las autoridades chinas se pronuncien para poder ponerla en marcha.

Con la unión de las tres empresas, estas moverían 2,6 millones de TEUs por las rutas comerciales entre Asia, Europa, transpacífica y transatlántica, lo que supone el 50% del mercado de transporte de contenedores entre Asia y Europa, el el 24% a través del Pacífico y el 40% en el transatlántico.

Por este motivo, las autoridades de los países afectados han examinado con lupa, si dicho convenio no representa un peligro para la libre competencia

Los reguladores europeos podrán disolver esta alianza si determinan que viola el artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, que dicta la prohibición de asociaciones de empresas que tengan por objeto o efecto impedir, restringir o falsear el juego de la competencia dentro del mercado interior. Pero han asegurado que la alianza P3 no incumple esta normativa.

Además, desde Europa no se considera esta alianza una fusión de empresas, pues los 255 buques de la P3 serán operados de forma independiente por un centro operativo constituido conjuntamente, pero las tres navieras seguirán siendo empresas independientes con sus propias divisiones de ventas y marketing.

A la espera de China

Las autoridades de Estados Unidos, que dieron su visto bueno en marzo, tampoco observaron signos de competencia desleal, a pesar de los recelos expresados por los exportadores ante las posibles consecuencias de una menor competencia y el posible incremento de tarifas.

Desde las tres navieras se ha anunciado recientemente la intención de empezar a operar esta ruta en otoño de 2014.

Sólo queda esperar el visto bueno por parte de China y Corea del Sur, que desde las compañías esperan que se produzca durante este mes de junio, para poder iniciar sus operaciones.