El Gobierno, ha recordado Hernández, ha adoptado la decisión de subir el impuesto de hidrocarburos para destinarlo a Sanidad con el objetivo de equipararlo a la mayor parte de las comunidades autónomas.

Así lo ha señalado en declaraciones a los medios y tras explicar que el gasto extra se les devolverá a los transportistas a posteriori, mientras que la tasa no grabará el gasóleo agrícola, el gasóleo pesquero ni la calefacción.

Sobre esta cuestión, ha garantizado, también está adoptada una decisión en relación al sector del transporte, hacia el que el Gobierno mantiene una especial sensibilidad, con el objetivo de que esa medida no tenga repercusión en los transportistas.

En este sentido, Hernández ha señalado que se realizará la devolución de la tasa a los transportistas a posteriori, en el trimestre posterior al momento del consumo. «Lo importante es trasladar a la opinión pública que no tendrá ningún tipo de impacto en los sectores productivos», ha garantizado el conselleiro.

Atfrie se posiciona en contra de la medida

Por su parte, Atfrie, la Asociación Española de Empresarios de Transporte Bajo Temperatura Dirigida, se ha posicionado en contra y considera inaceptable y de falta de rigor económico y sensibilidad la subida del céntimo sanitario en la comunidad, hasta 4,8 cent/l.

La asociación indica que el argumento de armonizar dicho impuesto con el de otras comunidades autónomas es faltar a la verdad, a que no todas aplican la misma cantidad.

Según Atfrie, castigar con este aumento a un sector como el frigorífico es no tener visión de futuro y es demagogo aderezarlo al mismo tiempo con la bajada del IRPF para los gallegos.

La asociación reclama la intervención del ministro Montoro para que, en lugar de seguir castigando al sector del transporte, se lleven a cabo acciones en pro del mismo, como las adoptadas por el ministro francés del ramo.