Cilsa ha recibido el pasado mes de diciembre la certificación ISO 50001 por cumplir los máximos estándares en la gestión de la Zona de Actividades Logísticas del puerto de Barcelona, debido al uso y consumo de la energía encaminados a lograr la eficiencia energética.

El eje del proyecto se ha basado en el cumplimiento de la política ambiental y energética de la plataforma del puerto de Barcelona, diseñada para recoger los compromisos y objetivos de la compañía gestora, que ejercía voluntariamente desde los inicios de este desarrollo logístico.

Con la obtención de esta nueva certificación ambiental, el operador logístico cierra el círculo de un proceso que le ha sido relevante para incorporar en su sistema de gestión ambiental y que demuestra su compromiso con el medio ambiente.

Este certificado acredita que el puerto de Barcelona cumple con los requisitos que establece la norma ISO 50001:2011 que se basa en las exigencias que debe cumplir este sistema de gestión energética para llevar a término mejoras continuas y sistemáticas del rendimiento energético.

De hecho, las últimas medidas aplicadas han consistido en la sustitución del alumbrado público del parque por alumbrado LED, lo que ha permitido un ahorro energético sustancial y atenuar las emisiones de CO₂.

Además, en el edificio Service Center se han cambiado las instalaciones de luz y aire acondicionado por iluminación LED y clima de ultima generación.

Por último, se ha instalado film solar sobre el acristalamiento del edificio que filtra luz e intensidad de calor y otras medidas correctoras que han logrado un gran ahorro energético.