báscula para camiones

El transporte cree que el momento económico no es el adecuado para la implantación de las 44 toneladas.

Cargadores y transportistas han vuelto a reunirse otra vez esta semana para analizar la posibilidad de implantar las 44 toneladas sin mayores avances.

Como en anteriores encuentros, sigue existiendo un clima de desconfianza mutua que enturbia las conversaciones y que impide que se produzcan avances, con lo que las negociaciones sobre las 44 toneladas han quedado tras este último encuentro en una especie de punto muerto.

Ambas partes esperan que este tiempo sirva para que unos y otros reflexionen sobre sus posturas y de cara a los dos primeros meses de 2018 vuelvan a reunirse y, llegado el caso, a constituir grupos de trabajo para cada una de las medidas que se están negociando.

En este sentido, los transportistas sienten que no hay voluntad de acuerdo ni reciprocidad por parte de los cargadores y creen que se les está obligando a ceder en una negociación sin contraprestaciones, pese a que muchas de sus reivindicaciones ya están reguladas legalmente aunque no se apliquen en la práctica.

Además, muchos de ellos creen que el momento económico no es el adecuado y que otros asuntos como la morosidad, la implantación de peajes y desvíos, la falta de coordinación en las labores de carga y descarga o la inaplicación de la cláusula del gasóleo impiden que las empresas puedan lanzarse a dar el visto bueno a este cambio en los pesos y dimensiones.