Las administraciones tendrán que asegurarse de que las carreteras nacionales están en condiciones para que los vehículos pesados puedan circular por ellas, dado que viajar por las autopistas, con la subida de tarifas, es algo que muchos transportistas no podrán permitirse.

Para Alfonso Parga, presidente de la Federación Gallega de Transportes de Mercancías – Fegatramer, «el sector se encuentra en una situación muy delicada, por el elevado precio de los combustibles y porque circular por las autopistas es ya un artículo de lujo«. Una situación a la que la subida del IVA no contribuirá a mejorarla.

Según Parga, “a los precios a los que se está trabajando apenas se cubren los gastos de explotación, por lo que hay bastantes camiones parados y el sector está contra las cuerdas”.

Nadie está haciendo nada por este sector y sin él este país no funciona”, añadió el presidente de Fegratramer, quien también reconoció que a causa de la crisis económica “hay poco trabajo, el que hay está mal pagado y además las empresas tienen dificultades para conseguir créditos”.

Desde su punto de vista, «el sector del transporte necesita un profunda reestructuración y o la hacen las empresas o acabará por hacerla el mercado”.