evento soluciones para una ciudad sostenible

Los proveedores están avanzando "poco o nada" en el desarrollo de cadenas de suministro sostenibles

‘Sostenibilidad en cadenas de suministro: una comparativa por países’se puede descargar el estudio global realizado por CDP y Accenture en este enlace (disponible en formato pdf, en inglés, de 21 páginas, 5 Mb).

Las cadenas de suministro de Estados Unidos, Brasil, China e India son las peor preparadas frente a los riesgos del cambio climático, según un estudio global realizado por CDP y Accenture. Por el contrario, los proveedores de Francia, Reino Unido, España y Alemania son los más sostenibles y los que han adoptado medidas de «gran alcance» pese a estar «relativamente poco expuestos» a los riesgos climáticos.

Así, el documento ‘Sostenibilidad en cadenas de suministro: una comparativa por países’ revela que la «falta de preparación» de las cadenas de suministro hace que Brasil, China, India y Estados Unidos sean más vulnerables al cambio climático que las de Europa o Japón.

Sin embargo, las de China o India son las que más rentabilizan sus inversiones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y las que se muestran más dispuestas a colaborar con toda la cadena de valor.

El informe compara las cadenas de suministro de los distintos países e incluye información del Informe Mundial de riesgos de las Naciones Unidas y se basa en datos obtenidos de 3.396 empresas por encargo de 66 compradores multinacionales que trabajan con CDP para comprender y controlar mejor los efectos del medio ambiente sobre sus cadenas de suministro.

El estudio analiza y puntúa la información de los proveedores sobre sus estrategias de lucha contra el cambio climático, la declaración de emisiones de carbono, iniciativas para reducir las emisiones, procedimientos contra riesgos climáticos, uso de energías con bajo contenido en carbono y esfuerzos de evaluación de riesgos relacionados con el agua.

Con estos datos se ha elaborado una matriz de riesgos y respuestas de sostenibilidad que compara visualmente los proveedores en once economías para evaluar su preparación para mitigar y gestionar el riesgo medioambiental de sus cadenas de suministro.

Japón, el único bien preparado

Por su parte, Japón es el único país cuyos operadores logísticos están bien preparados para responder a riesgos climáticos altos, ya que son conscientes de los elevados riesgos a los que están expuestos y han actuado en consecuencia. Los proveedores japoneses están a la cabeza en declaración de emisiones, definición de objetivos y gestión del riesgo climático.

En situación «vulnerable» están los proveedores de China, Italia y Estados Unidos donde se ha observado un «claro desequilibrio» entre los riesgos climáticos a los que están expuestos y las medidas adoptadas por los proveedores para hacer frente a la situación, por lo que el margen de mejora de estos países es muy amplio.

Para CDP, los riesgos relacionados con el clima y el agua «son evidentes», pero se sabe mucho menos sobre lo que suponen para empresas y economías basadas en complejos modelos de cadena de suministro. Por ello, ha subrayado que el hecho de que las multinacionales colaboren con miles de proveedores para comprender mejor los riesgos y oportunidades medioambientales resulta esperanzador.

Sin embargo, Accenture ha advertido de que lo preocupante es que a pesar de cada vez son más las empresas que miden y declaran sus emisiones, los datos indican que los proveedores están avanzando «poco o nada» en el desarrollo de cadenas de suministro sostenibles y con capacidad para hacer frente a riesgos climáticos y otros desastres naturales.

«La buena noticia es que, a medida que transformen sus cadenas de suministro en redes digitales de suministro, las empresas tendrán acceso a información verificable y más completa para evaluar sus medidas contra los riesgos climáticos», ha subrayado.

El número y porcentaje de proveedores que fijan objetivos de emisiones sigue una clara tendencia al alza, ya que cerca de la mitad, un 48%, de los operadores definió objetivos el pasado año, frente a un 44% en 2013 y un 39% en 2012.

También ha aumentado el número de proveedores que han logrado reducir sus emisiones, pasando de un 34% en 2012 a un 40% en 2014. A medida que los proveedores avanzan en la gestión de sus emisiones, esta trayectoria ascendente se ve reflejada también en el número de empresas que convierten sus esfuerzos en ahorros monetarios, un 29% en 2012 frente a un 33% en 2014.