La fatiga es uno de los principales problemas que afectan al colectivo de conductores profesionales, on derivadas que afectan a la salud de los trabajadores, la seguridad vial, las condiciones laborales y el respeto de las disposiciones legales relacionadas con tiempos de conducción y descanso, entre otros aspectos.

Una reciente encuesta llevada a cabo por ETF a nivel europeo entre conductores de autobuses, autocares y camiones de toda Europa revela la urgente necesidad de adoptar medidas políticas para abordar lo que considera una «enfermedad crónica» en el transporte  por carretera del Viejo Continente.

Un total de 2.800 conductores profesionales de todo el continente han dado las claves sobre las causas de la fatiga, sus consecuencias y las medidas más efectivas para evitarla.

Doce causas de la fatiga

Según el análisis existen doce causas principales que generan la fatiga entre los conductores profesionales de camión.

Las dos principales son la falta de áreas de descanso y la pobre calidad del sueño. Ambas circunstancias parecen relacionadas, ya que un lugar no adecuado para el descanso no permite recuperar las energías adecuadamente.

Tras ellas se coloca los limitados hábitos de salud y ejercicio que tienen los conductores por las condiciones de su labor, así como, a continuación, cansancio general.

Posteriormente, y al mismo nivel, se colocan la falta de tiempo de sueño, las interrupciones en el sueño y las largas tiradas continuadas de jornadas laborales sin días libres.

Por detrás de ellas se sitúa la presión laboral y, después, las exigencias para realizar los servicios de acuerdo con los tiempos fijados.

Finalmente, los conductores también estiman que genera fatiga en su labor, la falta de tiempo de descanso, el sueño desordenado y las largas horas de trabajo.

La relación entre la fatiga y las pobres condiciones laborales

En definitiva, los resultados de la encuesta de la ETF muestran que tanto la falta de sueño como las causas de fatiga relacionadas con las tareas están intrínsecamente relacionadas con lo que considera las precarias condiciones de trabajo y el bajo nivel de organización del trabajo en el sector del transporte por carretera.

Así pues, la organización sindical señala que es bastante común que los conductores profesionales sean informados de su próxima expedición con solo unas pocas horas de adelanto.

De igual modo, los horarios de trabajo irregulares también pasan factura, ya que van en contra de la programación fija de los biorritmos humano y, de igual modo, los largos tiempos de viaje también afectarán el sueño.

Además, las condiciones de descanso de mala calidad, en particular el descanso en cabina, la presión para entregar más rápido y de manera más barata, así como los sistemas de seguimiento y trazabilidad que se emplean para aumentar la eficiencia del conductor, también se consideran rasgos de la precariedad en el trabajo de los conductores que conducen a la fatiga.