desayuno-gse-2019-multinivel-1

El sector está pendiente de ver cómo se insertan los proyectos multinivel en la normativa de seguridad española.

Las primeras plataformas logísticas multinivel ya son una realidad en el mercado inmologístico español, en el que Goodman lleva trabajando desde 2014 en Barcelona, una plaza muy compleja para el sector inmologístico, con suelo muy escaso y peculiaridades que obligan a aprovechar la poca disponibilidad existente para actividades logísticas.

Sin embargo, pese a que la compañía hizo el aprendizaje sobre estas instalaciones con obras ya ejecutadas en China, cada proyecto es diferente, ya que existen toda una serie de retos que deben ser solucionados, empezando por los planes urbanísticos, que requieren de trabajo tanto en el plano técnico, como en el político, con el fin de conseguir vencer las reticencias que suelen tener las administraciones a la hora de dar el visto bueno a estas actuaciones, dadas las implicaciones que les ven desde el punto de vista de la normativa de seguridad y contra incendios.

Dos proyectos en marcha

Así pues, la multinacional inmologística ya tiene planeados dos proyectos para desarrollar naves multinivel en los municipios barcelonesas de Molins de Rei y de Castellbisbal, que se van a empezar a construir, según las previsiones de Goodman, entre finales de este mismo año y los primeros meses del próximo 2020.

En este sentido, para Goodman, como indica Ignacio García Cuenca, «lo más importante son los clientes y hay que buscar aquellos que estén interesados en entrar en estos proyectos», al tiempo que alude a la experiencia que acumula la compañía por lo que respecta a soluciones técnicas tras catorce proyectos desarrollados en España. 

desayuno-gse-2019-multinivel-3

Uno de los factores a tener en cuenta en el desarrollo de proyectos multinivel es la movilidad en el entorno.

La importancia del entorno

De igual modo, estas instalaciones deben de tener en cuenta lo que hay a su alrededor, con el fin conseguir que el entorno sea capaz de absorber los volúmenes de tráfico y movimiento de personal que generan, sin colapsar el medio, algo que en su caso supondría un fracaso para unas instalaciones pensadas para absorber flujos logísticos intensos y con fuertes movimientos tanto de vehículos pesados como de ligeros, algo que obliga a los promotores a trabajar codo con codo con los ayuntamientos para conseguir que proyectos y planes urbanísticos caminen de la mano 

En este sentido, elementos como contar con áreas de aparcamiento adecuadas y accesibles tanto para turismos como para vehículos de transporte o el mismo hecho de separar los tráficos y las operativas de entrada y salida, adquieren una relevancia muy señalada.

De igual modo, a la hora de afrontar todos estos desarrollos, y en relación con los clientes, también es importante saber que un nuevo producto tiene que iniciar su andadura en el mercado haciendo especial hincapié en la competitividad de sus rentas, con el fin de atraer clientes, en una estrategia orientada a ir aumentándolas a medio plazo.

Sin embargo, parece que los edificios multinivel son una tendencia con un gran futuro en el mercado inmologístico europeo, con aplicaciones concretas, con planteamientos rigurosos y específicos.