Los precios del envío de contenedores entre China y la costa oeste de Estados Unidos se sitúan en los 3.879 dólares/FEU, lo que supone un incremento del 182% respecto al mismo momento del año anterior. Por su parte, entre China y la costa este se mantienen en los 4.960 dólares/FEU, un 92% más elevados que en la misma semana de 2019.

La demanda sostenida del transporte de mercancías por vía marítima, sumado a los retrasos en la llegada de los buques y la falta de contenedores disponibles, han contribuido a un fuerte repunte de las tasas esta semana.

No obstante, aunque se mantienen al alza desde el 1 de agosto, su crecimiento empieza por fin a ralentizarse, gracias a las rutas entre Asia y el norte de Europa o el Mediterráneo, donde los precios en han aumentado un 4% y un 3% respectivamente, muy por debajo de los niveles de noviembre.

La fuerte demanda a nivel global y el incremento de las tasas está retrasando la recuperación en China, pues las fábricas compiten por los contenedores vacíos y tienen que hacer frente a precios muy elevados para poder disponer de ellos.

Los analistas del sector aún están divididos sobre cuándo finalizará el incremento de los precios. Algunos creen que los volúmenes actuales están generando un excedente demasiado grande en los volúmenes para la industria del retail, que hará que los precios se desplomen cuando la vacunación del Covid-19 avance y los consumidores vuelvan a gastar en servicios y no solamente en productos.

Otros esperan nuevos estímulos por parte de los diferentes países para mantener la demanda en niveles saludables, a lo que también contribuirá la mejora de la pandemia. En cualquier caso, la manera en que afectará el coronavirus al comercio mundial sigue siendo un misterio, como demuestra la nueva cepa localizada en Reino Unido o los cierres obligados en ciertas zonas por los repuntes en los contagios.