Lidl tiene en marcha un plan de desarrollo inmobiliario que prevé una inversión total de unos 1.500 millones de euros hasta 2024.

La idea de la cadena alemana es asegurar la expansión sostenible de la marca en España, uno de sus mercados clave, a través de la apertura de nuevas tiendas y la construcción de plataformas logísticas.

Esta inversión se traducirá en la construcción de cuatro nuevos almacenes en el municipio alavés de Nanclares de la Oca, que se inaugura en octubre, en la población granadina de Escúzar, en la localidad barcelonesa de Martorell y en el municipio madrileño de Parla, así como de más de 150 nuevas tiendas por toda España en ese período.

De ese volumen, 400 millones de euros corresponden a la apertura de unas 40 nuevas tiendas y del almacén de Nanclares, que la compañía ejecutará a lo largo de este 2021.

Este plan estratégico reafirma la apuesta de Lidl por España y complementa una red logística integrada hasta ahora por once plataformas logísticas, que se verá reforzada con las cuatro nuevas instalaciones que se pondrán en marcha en los próximos años, con la intención de dar apoyo a los planes de expansión de la cadena germana en el mercado español.