Nuevos límites de la OMI a las emisiones de azufre en el transporte maritimo

Según la consultora Clarkson, en 2016 la flota mercante ha sumado unos OPEX totales de 89.950 millones de euros.

Los armadores han tenido que reducir sus costes en los últimos ocho años. Esta es una de las conclusiones extraídas de los cálculos de la consultora y broker Clarkson Research, recogidos por Anave, sobre los costes del transporte marítimo.

Tradicionalmente, estas cantidades se han distribuido en cuatro grandes partidas: capital, que comprende la amortización contable más los costes financieros, costes fijos de operación (OPEX), costes de manipulación de carga y costes de viaje, que incluyen los de los puertos más el combustible.

En este contexto, cabe destacar que en los OPEX se incluyen los costes técnicos, costes de administración y seguros, y los derivados de la tripulación. Estas son las partidas que cubre directamente el armador del buque, sea o no el propietario del mismo.

Según las informaciones de la consultora, en 2016 la flota mercante ha sumado unos OPEX totales de 89.950 millones de euros (100.800 millones de dólares). Estas cifras hacen referencia a los buques para el transporte de mercancías, y no incluyen otras embarcaciones como ferries, cruceros, off-shore o remolcadores.

Los armadores reducen sus costes operativos

De esta cantidad, el 52,9% corresponde a costes de tripulación, el 25,1% a los costes técnicos, el 7,9% a costes de seguros y el 14,1% a administración. Estos resultados superan los de 2008, cuando los gastos se situaron en 74.070 millones de euros (83.000 millones de dólares).

Asimismo, estas cifras ponen de relieve que, a pesar de que en los últimos ocho años la capacidad de la flota ha crecido más de un 53%, los costes operativos solamente se han incrementado un 21%, gracias al esfuerzo que han llevado a cabo los armadores.