Durante los últimos tres meses, el sector naval español ha recibido un fuerte impulso con varios convenios de financiación que permiten, a aquellos astilleros integrados en la Asociación de Pequeños y Medianos Astilleros Pymar, contar con garantías para la construcción de buques hasta un importe global superior a los 250 millones de euros.

Desde Pymar encuentran motivos «para ser optimistas» ya que a estas mejores condiciones económicas, motivadas por nuevas entidades dispuestas a financiar proyectos, se suma la aprobación del nuevo ‘tax lease’ avalada ahora sí por los tribunales europeos,

No obstante, desde la sociedad también defienden que el futuro de la construcción naval pasa por «astilleros dimensionados», con una cartera de pedidos «estable» y con capacidad de adaptación, mientras que recuerdan que el sector está sometido a ciclos y «será difícil volver a épocas de esplendor pasadas».

Con respecto a esta necesidad de tener una carga estable de trabajo, desde Pymar también han recordado que se puede morir de éxito, como ocurrió en el pasado, ya que una cartera de pedidos demasiado grande es difícil de digerir. 

Además, la demanda de la construcción naval podría cambiar a corto plazo, ya que los encargos de buques offshore pueden sufrir una recesión debido a la bajada del precio del petróleo, si bien desde la asociación confían en que los astilleros españoles sabrán reorientar su actividad a nuevos encargos. 

El nuevo tax lease

Por otro lado, el aval de la justicia europea al nuevo tax lease ha supuesto un hito vital para la construcción naval privada en España, habiéndose ya firmado un total de 13 contratos utilizando este sistema.

Sin embargo, ninguno de estos ha sido cerrado en un astillero gallego, si bien esta circunstancia puede explicarse en el hecho de que el sector haya sufrido más en Galicia que en el resto de comunidades, al haber concentrado más concursos y liquidaciones, con gran repercusión en la industria auxiliar, según señalan desde Pymar, por lo que en el proceso de recuperación puede partir con desventaja.

A este respecto, señalan que «es cuestión de tiempo» que los astilleros gallegos recuperen el nivel óptimo de actividad, estabilizándose la construcción privada en un medio plazo, tanto en España como en Galicia, donde en el 2014 se cerró con el 32% del total de contratos, con ocho buques en cartera y un 20% de la inversión.

En total, durante el pasado ejercicio, se cerraron en los astilleros privados un total de 40 contratos, mientras que en 2015 La Naval de Sestao ya ha confirmado que construirá dos dragas para la armadora holandesa Van Oord y un offshore para Deme.

Por su parte, el astillero vigués Cardama se ha adjudicado un ferry para el gobierno de Angola, por 15,7 millones de euros.