A juicio de Chris Welsh, secretario general del Global Shippers’ Forum, la práctica que en las últimas semanas han llevado a cabo, casi al unísono, las principales compañías navieras internacionales anunciando la introducción de recargos por combustible para hacer frente a la subida en los precios de los carburantes sigue métodos de fijación de precios previos a 2008.

La organización cree que esta práctica demuestra que las navieras de portacontenedores siguen aplicando sistemas de precios que ya deberían haber dejado de existir, a su juicio, cuando se cumple una década desde la desaparición del sistema de conferencias marítimas y aboga porque las empresas se responsabilicen de controlar sus costes de una manera más eficiente y de ofrecer tarifas transparentes.

Al tiempo, el Global Shippers’ Forum se pregunta si empresas de transporte de otros sectores se arriesgarían a introducir recargos con tan poco plazo a la vista de la reacción de sus clientes.

De igual modo, la institución pide que se establezcan sistemas tarifarios más apropiados y que tengan en cuenta los intereses de los clientes a partir de relaciones de parteneriado con contratos de servicios de transporte establecidos de mutuo acuerdo y en los que figuren de manera clara los costes y el precio de los servicios.