El Gobierno se mantiene firme en su batalla contra el diésel y prevé incluir en los Presupuestos Generales del Estado para 2019 la subida de impuestos que ya había anunciado que acometería.  Así lo ha confirmado el presidente, Pedro Sánchez, que ha asegurado en una entrevista en la Cadena SER que los conductores profesionales estarán exentos de este aumento de precio.

En su proyecto de transición energética, no parece tener cabida el gasóleo, que para el presidente sigue siendo un combustible «altamente contaminante», pese a los esfuerzos que han realizado los fabricantes en los últimos años para reducir sus emisiones.

Tras las palabras de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que afirmó en julio que el diésel «tiene los días contados«, el Ejecutivo sigue trabajando en acelerar una evolución ordenada hacia un transporte más sostenible y para ello estaría desarrollando una fiscalidad que recoja las peticiones de la Comisión Europea en esta materia.

Donde dije digo…

Por su parte, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto ha calificado de ‘globo sonda’ la subida de impuestos a este carburante, por lo que ha pedido calma y ha asegurado que el Gobierno de Sánchez «ni siquiera lo ha anunciado todavía«, precisamente el mismo día que el presidente ha elegido para hacerlo público.

«El Gobierno trabaja con el sector de forma muy coordinada, pensando en la industria y también en los consumidores«, ha asegurado Maroto, negando las evidencias. Por el momento, se desconoce si el nuevo impuesto al diésel supondrá su equiparación con la gasolina, tal y como estaba previsto por el equipo de Sánchez.