La semana pasada, uno de los principales sindicatos del sector del transporte por carretera  de Rumanía envío una carta a todos los representantes del país en el Parlamento Europeo para pedirles que voten a favor de las enmiendas propuestas por la Comisión de Empleo de la Eurocámara al Paquete de Movilidad y recordarles que «su voto decidirá las condiciones de trabajo y de vida de miles de conductores profesionales rumanos que trabajan en deplorables condiciones de trabajo en el extranjero».

Los conductores profesionales rumanos estiman que estos cambios en el Paquete de Movilidad, sobre los que se pronunciará el Pleno del Parlamento Europeo esta semana, «son los únicos con capacidad para modificar la situación de miles de conductores rumanos de camión que están siendo explotados cruelmente por la industria».

En este mismo sentido, Ion Radoi, presidente del sindicato Atu, pide a los diputados rumanos en el Parlamento Europeo que voten a favor «de un control estricto de los tiempos de conducción y descanso, a favor de una solución sin lagunas de interpretación para el regreso a casa, a favor de condiciones de descanso adecuadas para los conductores y a favor de eliminar cualquier discriminación salarial por razón de la nacionalidad del conductor«.

La misiva también documenta que los conductores rumanos de camión son los segundos de toda la UE más empleados por empresas extranjeras, justo por detrás de los polacos. Según la federación europea ETF, decenas de miles de conductores de camión rumanos permanecen atrapados en Europa Occidental los fines de semana.