manipulacion de contenedores en la terminal de contenedores del puerto de Valencia

Manipulación de contenedores en el puerto de Valencia.

Este jueves 15 de enero están convocadas 1.286 personas para votar en las elecciones que darán como resultado un nuevo comité de empresa de la sociedad de estiba del puerto de Valencia, Sevasa. Anteriormente, algunos sindicatos, como la sección sindical de CCOO en la Sagep, ya decidieron mediante primarias la composición de la lista que concurrirá a estas elecciones.

El comité está compuesto por un total de 23 miembros, que hasta ahora, contaba con 14 miembros por parte de Coordinadora, seguido por UGT con tres y CCOO, CGT y APTPPV con dos delegados cada uno. Tras la elección, el nuevo comité resultante tendrá que hacer frente, entre otros retos, al preaviso de huelga del 30 de enero con el objetivo de forzar el reinicio de las negociaciones con la patronal de Sevasa sobre el convenio de la estiba.

Por parte de CCOO, esta cita se afronta con la intención de mejorar los resultados de los anteriores, donde consiguieron el voto de 99 estibadores. “Estamos orgullosos de haber sido capaces de informar convenientemente al colectivo de manera diaria, y de que el trabajo se haya visto ratificado por una creciente afiliación” ha asegurado el sindicato.

El comité resultante de las elecciones «volverá a ser muy plural», una característica para la que CCOO considera estar mejor posicionada respecto al resto de sindicatos concurrentes CTM, UGT-SEI, CGT, APTPPV; “somos los más capaces de aglutinar sensibilidades de cara a las luchas que nos llegan” ha sostenido.

Los delegados de CCOO en Sevasa defienden el rédito que les ha supuesto la combinación de la responsabilidad con una acción sindical a la ofensiva “capaz de desmontar la farsa de la bajada del tráfico, apoyada por otros como el sindicato hasta ahora mayoritario, que en Valencia este año ha sido de récord”.

Reivindicaciones y propuestas

Por ello, durante el próximo periodo, CCOO no aceptará una rebaja de salarios «sin ninguna argumentación, como  la que se intentó imponer hace un año». Ante el repunte significativo de los tráficos y el futuro aumento de la carga de trabajo, el sindicato pedirá el ingreso de los 25 eventuales que faltan y la aplicación de la cláusula de revisión salarial, después de  tres años sin incrementar las tarifas.

También exigirá recuperar la estiba como empresa y servicio público. Para defender dicho modelo, CCOO llegó a convocar una huelga y, actualmente, ante el precedente creado por la reciente sentencia de Luxemburgo, sostiene que sería «el modelo más ventajoso para empresa y plantilla».

Otros asuntos por los que trabajará será modificar los horarios, en los que los estibadores «dejan su calidad de vida», y por que la formación sea «adecuada, actualizada y con facilidades para seguir mejorando como profesionales dentro del horario laboral sin que suponga una merma salarial ni de tiempo personal».

Desde la sección sindical, advierten que desde el día después de las elecciones “vamos a seguir participado activamente en las asambleas, desarrollando iniciativas de mejora dentro del comité, aglutinado a estibadores en torno a ideas productivas y aceptando la representatividad con orgullo, mientras peleamos para aumentarla y poder aportar aún más si cabe”.