contaminacion camiones

La industria solo dispondrá de tres meses para adaptarse a la nueva legislación de la Comisión Europea en materia de emisiones contaminantes.

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (Acea) ha pedido, en una carta dirigida al vicepresidente de la Comisión Europea, Fran Timmermans, unos plazos más razonables en materia del próximo paquete de la prueba de Emisiones de Conducción Real (RDE).

Con este tercer paquete, la Comisión Europea propone una legislación con importantes implicaciones para los fabricantes, pero la industria solo dispondrá de tres meses para adaptarse a esta nueva legislación, motivo por el que desde Acea solicitan unos plazos más razonables para cumplir con la misma.

En este contexto, desde Acea han manifestado su «satisfacción» por la introducción de métodos de prueba más estrictos para medir las emisiones de CO2 y las emisiones contaminantes. La mejora de la prueba de laboratorio «WLTP» permitirá que las pruebas de medición de emisiones contaminantes sean más resistentes, mientras que el nuevo test «RDE» se usará para medir las emisiones en condiciones reales de conducción.

En dos etapas

La nueva legislación se implantará en la Unión Europea en dos etapas. La primera, que se aplicará en septiembre de 2017, ha sido confirmada en el momento de publicación de la nueva legislación, en abril de 2016. La segunda etapa, que producirá grandes cambios, entrará en vigor en enero de 2020.

La Comisión Europea ha decidido introducir esta legislación en numerosos ámbitos, lo que ha complicado la planificación por parte de los fabricantes de vehículos.

Así, las dos primeras regulaciones de esta ley, publicadas en marzo y abril de 2016, han provocado que los fabricantes hayan tenido que acelerar su planificación y hacer sustanciales inversiones para asegurarse de que los vehículos están desarrollados, diseñados y producidos a tiempo para la primera etapa de la nueva legislación. En este sentido, dos nuevas regulaciones se añadirán en los próximos seis meses.

La tercera parte de la legislación está ahora sobre la mesa, e introduce nuevas medidas que deberán aplicarse en septiembre de 2017. La Comisión Europea tiene previsto que este tercer paquete de medidas se apruebe el próximo 20 de diciembre.

Esto implicaría que, en caso de que el Parlamento Europeo acepte las medidas sin oposición, la publicación de la tercera parte de la legislación se produciría en mayo de 2017 y la entrada en vigor de la misma se daría un mes después.

En este contexto, desde Acea han manifestado que la «incertidumbre normativa deja muy poco tiempo para que los fabricantes hagan los cambios necesarios en el diseño de los vehículos, motores, sistemas de escape y lineas de montaje», motivo por el que se exige un enfoque razonable de la normativa, que proporcione un tiempo de ejecución suficiente de acuerdo a los principios defendidos por la Comisión Europea.