El puerto de Motril crece y supera los dos millones de toneladas

Las conexiones del puerto de Motril con el norte de África también aportan gran parte del tráfico portuario de mercancías de la dársena.

El puerto de Motril ha movido en todo 2019 cerca de 2,8 millones de toneladas de mercancías, cifra que se coloca como el cuarto mejor registro histórico de la dársena granadina en toda su historia.

De ese volumen total, 616.000 toneladas corresponden a graneles sólidos, una mercancía que supone más del 22% del tráfico total del recinto portuario andaluz y que se debe a la implantación de nuevas empresas que aprovechan la conectividad del puerto para comercializar sus productos, entre otros mineral de yeso procedente de canteras de la provincia de Granada.

De igual modo, el movimiento de mercancía general se ha estabilizado el pasado ejercicio en torno a las 800.000 toneladas, con un gran peso en este tipo de mercancía de los productos que viajan a bordo de los ferries de las líneas marítimas con Melilla, Nador, Alhucemas y Tanger-Med, operadas por las navieras FRS y Armas Trasmediterránea, además de pasta de papel, elementos para aerogeneradores y la exportación de las palas eólicas más grandes que se fabrican en España, así como piezas para automóviles, entre otros.

Así mismo, de entre los graneles líquidos que mueve la dársena motrileña, los combustibles suman más de un millón de toneladas, si bien en el último año se ha incorporado una nueva mercancía de exportación, como son las melazas que produce Azucarera del Guadalfeo y que, además de para la fabricación de piensos animales, podrían utilizarse  en alimentación humana y cosmética, una vez la compañía obtenga el pertinente certificado de seguridad alimentaria.

De cara a 2020, la estrategia comercial del puerto de Motril pasa por diversificar tráficos y aumentar la ocupación de la ZAL, con la intención de alcanzar los tres millones de toneladas de tráfico portuario en uno o dos años.