Nissan se reunirá con los sindicatos para mejorar sus planes de expansión

La planta de Barcelona de Nissan ha perdido la oportunidad de recibir la adjudicación de un nuevo turismo. Así lo ha lamentado la compañía japonesa en un comunicado en el que explica que esta “oportunidad perdida” se debe a la falta de acuerdo con la representación de los trabajadores sobre el Plan de Competitividad que la fábrica necesitaba para que la producción del vehículo fuera rentable.

Asimismo, Nissan resalta que “no se van a poder crear los más de 4.000 puestos de trabajo en el sector de la automoción en España”. Además, ha asegurado que también se pierde una inversión de 130 millones de euros que iba asociada a este nuevo producto. 

La compañía incluía en el Plan de Competitividad un salario de entrada para nuevos contratos de 19.000 euros con una progresión hasta 25.500 euros. Sin embargo, los sindicatos pedían unos contratos de entrada más altos, a lo que la compañía alegaba que no podía seguir rebajando sus medidas “puesto que necesita un mínimo de competitividad que le permita ser suficientemente atractivo para optar a este nuevo modelo».

El consejero director general de Nissan Motor Ibérica, Frank Torres ha explicado que esta situación deja a la planta de Barcelona “en una situación muy complicada, sin la competitividad necesaria para atraer nuevos modelos que reemplacen los productos actuales cuando lleguen al final de su ciclo de vida«.

Además, Torres ha asegurado que el acuerdo era esencial para los planes a largo plazo de estas instalaciones, especialmente dado el entorno de crisis actual. “El resultado de no poder conseguir este nuevo vehículo es que no podremos crecer y, de hecho, nos enfrentaremos a un escenario de muerte lenta«, ha advertido.