Los sindicatos de Correos apuntan a la dirección del operador postal público como responsable del impacto que está teniendo la pandemia de coronavirus en la plantilla de la empresa.

Comisiones Obreras y UGT estiman que «esta situación es extremadamente grave y señalan al presidente de Correos, Juan Manuel Serrano, como su principal causante».

Ambos sindicatos «acusan al presidente de gastar partidas millonarias en autobombo y cortinas de humo, en las que antepone a la salud del colectivo su principal objetivo que no es otro que el de salvar su imagen personal mediante campañas publicitarias masivas» e inciden en que «los altísimos índices de contagio en Correos lo dicen todo».

A juicio de las centrales sindicales, «las medidas y protocolos preventivos actuales son claramente insuficientes y carentes de eficacia a la hora de evitar los contagios» y existe una «estrategia de intencionada ocultación y manipulación de datos».

Ante la situación, Comisiones Obreras y UGT han exigido «medidas urgentes para la reversión de la situación, replanteando las insuficientes actuales e introduciendo otras nuevas, como la toma de temperatura y la realización de pruebas PCR para detectar casos y evitar contagios, además de racionalizar la actividad de modo que se eviten los hacinamientos».

Todo ello para evitar que, como refieren los representantes de los trabajadores, se sigan «acumulando contagios de una forma galopante«, ante lo que «no descartan una demanda judicial por ocultamiento de datos, irresponsabilidad en la gestión pública y daños graves a la plantilla».