descanso en cabina de camion

Los sindicatos europeos están en contra de que los conductores profesionales se vean obligados a «hacer vida en sus cabinas de camiones».

Los sindicatos europeos del sector del transporte por carretera exigen mejores condiciones laborales, la eliminación de los abusos a que, según su criterio, se ven sometidos los trabajadores y mayores garantías de seguridad, a través de la Declaración de Viena suscrita a finales de octubre por las organizaciones nacionales que integran la ETF, Federación Europea del Transporte.

La organización sindical europea pide a la Comisión Europea, al Parlamento Europeo y a los Estados miembros de la UE, a través de este documento, que se adopte un Paquete de Movilidad claro, ejecutable y eficaz, que preste especial atención a la mejora de las condiciones de trabajo en el transporte, porque, a su juicio, la Unión «necesita conductores seguros y bien descansados, transporte seguro para la carga y pasajeros, así como carreteras seguras para todos los usuarios».

A su juicio, como refiere Comisiones Obreras en un comunicado, «el transporte por carretera es barato porque cada vez más los trabajadores y trabajadoras del transporte se ven obligados a utilizar una vía ilegal para mantener sus puestos de trabajo, como conduciendo más horas de lo permitido legalmente. Estas personas pasan meses lejos de sus familias, haciendo vida en sus cabinas de camiones, sin acceso a las más básicas condiciones como a instalaciones sanitarias  o a comidas calientes».

Para la ETF, las próximas elecciones europeas de mayo de 2019 serán decisivas, y por ese motivo pide a las autoridades europeas que se prohiba totalmente realizar el descanso en cabina los fines de semana y que se adopte un conjunto de condiciones de descanso obligatorias.

Así mismo, los sindicatos europeos de transporte también exigen que se garantice el retorno frecuente al país de origen, que no se permita mayor flexibilidad en las normas de tiempos de conducción y descanso, que se adopten normas claras que rijan el salario cuando se trabaja en el extranjero, que se acabe con la existencia de las empresas buzón, respaldando la devolución regular del vehículo, al menos una vez al mes, al país donde la empresa de transporte está establecida, que se convierta al cabotaje en una actividad temporal dirigida a evitar carreras vacías y que se garantice el derecho a la protección social de  todos los conductores.