El puerto de Gijón ha movido un total de 14.947.830 toneladas de mercancías en los once primeros meses de 2020, cantidad que supone una disminución anual de un 8,5%, en un contexto marcado por el impacto de la crisis sanitaria.

Con más detalle, mientras que los tráficos de graneles sólidos se han visto impulsados por el movimiento de carbón que, con 4.258.060 toneladas, ha crecido el 118%, el movimiento de graneles líquidos ha retrocedido un 20% ¡en el período.

Al mismo tiempo, el tráfico de contenedores ha alcanzado un volumen de 75.820 TEUs, lo que supone un incremento del 9,4%.

En este contexto, EBHI suma un tráfico de enero a noviembre de 6.125.756 toneladas, un 35% anual menos, afectada por el la caída de un 40% en los graneles siderúrgicos y el retroceso de un 22% en carbón térmico

Por otra parte, el último consejo de administración de la Autoridad Portuaria ha dado el visto bueno a distintas reducciones en la tasa de ocupación de diferentes concesiones y autorizaciones demaniales para paliar los efectos de la crisis sanitaria por valor de 454.967 euros.

Así mismo, el órgano de gobierno del enclave asturiano también ha analizado los efectos que el conflicto de la estiba en Bilbao arroja sobre la terminal gijonesa de contenedores y colaborará para mitigar sus efectos sobre los agentes implicados.