La exportación de vehículos comerciales e industriales ha crecido un 6% anual en enero.

ATA pide a Comunidad de Madrid y Ayuntamiento un plan que beneficie a todos los transportistas que acceden a la capital.

Tras valorar positivamente la moratoria que está tramitando el Ayuntamiento de Madrid para permitir que los vehículos ligeros sin distintivo ambiental puedan circular por todo el centro de la capital a partir del 1 de enero de 2020, ATA también llama la atención sobre lo que considera «un horizonte que continúa cargado de incertidumbre».

En concreto la asociación madrileña de transportistas autónomos centra su análisis en las ayudas económicas para la renovación de flota por valor de diez millones de euros que el Ayuntamiento de Madrid ha puesto sobre la mesa y que ATA toma con una mezcla de alegría y cautela.

La asociación entiende que estas ayudas serán de ámbito municipal, lo que, a su juicio, «significa que la mayoría de transportistas no podrán beneficiarse de esta subvención al estar domiciliados fuera del termino municipal. Se da la circunstancia que la mayoría de autónomos y pymes dedicados al transporte y que operan en  el centro de Madrid, tienen su domicilio en los polígonos y pueblos limítrofes».

Por eso pide que estas subvenciones se gestionen a través de la Comunidad de Madrid, e instan a los gobiernos municipal y regional «a que confeccionen un plan de ayudas que no deje fuera a quien verdaderamente se vea en la imperiosa necesidad de abordar la renovación de sus vehículos».