distribucion-urbana-en-madrid

El objetivo es que en la ordenanza tengan cabida tanto el transporte como la distribución urbana.

La Asociación de Transportistas Autónomos, ATA, ha expresado su preocupación por la nueva Ordenanza de Movilidad en la que trabaja el Ayuntamiento de Madrid, dado que algunas de las medidas inicialmente planteadas «afectan directamente al trabajo diario» y a las actuaciones futuras de muchos de sus asociados.

Desde ATA, llaman a la reflexión a los responsables de aplicar esta normativa, alegando que este tipo de acciones, que afectan a la totalidad de la población, «no pueden adoptarse sin buscar un consenso y sin estudiar todos los puntos de vista«. Insisten, además, en que es preciso que se escuche a los representantes del sector y que su presencia no sea solamente testimonial.

En este sentido, el Ayuntamiento se ha comprometido ya a mantener reuniones con los sectores implicados y ATA espera que el Comité Madrileño de Transporte, del que forma parte, pueda colaborar, dar su opinión para lograr que en la ordenanza tengan cabida tanto el transporte como la distribución urbana.

En la Asociación mantienen que estos servicios son fundamentales en una ciudad como Madrid y alertan de que las medidas altamente restrictivas «producirían dificultades en el abastecimiento» que podrían provocar el abandono paulatino del comercio en la zona centro, algo que marcará el futuro de estas áreas en beneficio de las grandes superficies.