Los transportistas gallegos de carbón de Galicia bloquean desde hace unos días el acceso a la central térmica de Endesa en As Pontes en protesta de lo que consideran el desmontaje de parte de la planta antes de realizar las pruebas comprometidas para evaluar su posible operatividad con una mezcla de carbón y biocombustibles.

Este mismo mes la eléctrica ha empezado a desmontar dos de las bombas de recirculación, lo que ha provocado que los transportistas de carbón que trabajan en la zona se hayan movilizado para protestar contra medidas que estiman destinadas a cerrar la factoría, pese a que están comprometidas pruebas a mediados de julio para esclarecer si la térmica puede operar con una mezcla de carbón y biomasa o lodos procedentes de depuradoras.

Fegatramer ha pedido al Gobierno central que «apruebe de una vez por todas el estatuto de las electrointensivas que permita la supervivencia entre otras de empresas como Alcoa y ponga todos los medios para que no se cierre Endesa As Pontes, en su día malvendida a la Italiana Enel, porque no solo están en juego muchos puestos de trabajo en Galicia, sino también la balanza energética«.

De igual manera, la organización empresarial gallega también reclama a la Xunta de Galicia «que arrime el hombro, y lo que haga falta, de forma decidida y firme, en estos momentos delicados para muchas empresas y trabajadores de Galicia».