La Asociación de Transportistas Autónomos Vascos, Asotrava, ha denunciado los problemas que desde hace tiempo vienen sufriendo los vehículos pesados para pasar la ITV en el País Vasco, y especialmente en Vizcaya.

En primer lugar, califican de «excesivo» el plazo de tiempo que han de esperar para conseguir la cita, pero además lamentan la pérdida de al menos un día de trabajo por la saturación de las empresas concesionarias habilitadas para la inspección, que no cuentan con los medios y el personal suficientes.

Asotrava, que se ha puesto en contacto con estos centros para conocer su posición al respecto, insiste en que son los transportistas quienes están pagando las consecuencias tanto de estos problemas como de los provocados por la nueva normativa, ya que afectan a su medio de vida.

Desde la Asociación, entienden que es responsabilidad del gobierno vasco adoptar las medidas necesarias para que al sector del transporte de mercancías por carretera se le facilite este servicio, que es público y obligatorio, aunque la gestión sea privada.

Por tanto, consideran que desde la Administración se debe exigir a las concesionarias que cumplan con los mínimos exigidos legalmente para dar un servicio en condiciones y que no sean los transportistas los más afectados por «una mala gestión, planificación, organización, deficiencias en la concesión y prestación de un servicio que no cumple su función como tiene que hacerlo«.