Instalaciones de Unipost en San Fernando de Henares

Unipost dejará de tener presencia en seis comunidades autónomas.

La administración concursal sigue dando pasos en firme, pese a algunos traspiés, para el cierre definitivo de Unipost a finales de abril.

Antes, la práctica totalidad de los trabajadores del operador postal privado deberán haber abandonado la empresa en tres expedientes de regulación de empleo. El primero de ellos, como ya anticipó Cadena de Suministro, se producirá previsiblemente esta misma semana y afectará a un total de 244 trabajadores, a tenor de la última reunión de la Comisión de Seguimiento del ERE habida esta misma semana.

De todos ellos, 166 de esos despidos darán como resultado el cierre de centros, donde permanecerá un empleado como responsable del centro para dar cobertura a la liquidación previsiblemente hasta final de marzo, mientras que los 78 despidos restantes se producirán en varios centros que permanecerán abiertos y que seguirán dando servicio hasta que se produzcan las siguientes fases del ERE.

18 delegaciones cerrarán con despidos en otras 13

En concreto, los despidos, según informa Comisiones Obreras, obligarán a cerrar las delegaciones de Unipost en las localidades barcelonesas de Cerdañola y Caldes de Montbui, los municipios tarraconenses de El Vendrell y Torredembarra, Figueras, en Gerona, en los centros de Teruel y las localidades turolenses de Alcañiz, Alcorisa y Calamocha, de Andorra, de Valencia, de Santander, de Vigo, de La Coruña, de Coslada, de Guadalajara, de Jerez de la Frontera y de la localidad zaragozana de Casetas.

De igual modo, también habrá despidos, aunque los centros de trabajo del operador postal seguirán dando servicio en las bases de Unipost en Sevilla, Málaga, Córdoba, San Fernando de Henares, Vicálvaro, Hospitalet de Llobregat, Badalona, Manresa, Tarrasa, Gerona, el municipio valenciano de Burjasot, Murcia y Reus, en Tarragona.

Con todas estas salidas, Unipost dejará de tener presencia en Galicia, Cantabria, Castilla la Mancha, Castilla y León, Extremadura y en Aragón, mientras que en Valencia desciende la cobertura a un único centro y en Andalucía queda reducida a las ciudades de Almería, Córdoba, Málaga y Sevilla.

Tras las salidas fijadas para esta semana quedan en la empresa un total de 1.086 trabajadores, de los que podrían salir en torno a 500 en la segunda fase que se producirá en un momento aún por determinar y que vendrá determinada por las necesidades de servicio que tengan los clientes que aún conserva Unipost.

Los empleados despedidos en esta fase cobrarán previsiblemente los salarios de enero y febrero cuando el resto de trabajadores en activo lo perciban, mientras que el Fogasa tendrá que hacer cargo del finiquito que incluye el salario del mes del despido, las vacaciones pendientes y el porcentaje de pagas extras devengadas de 2018.