La ampliación de la terminal se producirá en la zona de Guixar3, dedicada en la actualidad al tráfico de mercancía general, que será desviada al Muelle del Arenal una vez finalicen los trabajos de mejora de la operatividad de los Muelles Comerciales. El objetivo de esta actuación es el de concentrar cargas y organizar los usos del puerto, dedicando Guixar al tráfico de contenedores y los muelles de Arenal y Transversal a mercancía general.

La obra está muy avanzada y la zona pilotada prácticamente concluida, por lo que espera que a principios del mes de octubre esté operativa esta zona del Muelle, aunque no será hasta marzo de 2013 cuando esté totalmente operativo. Será entonces cuando se desvíen las mercancías generales que actualmente se encuentran en Guixar3 al Muelle del Arenal para poder comenzar así las obras de ampliación de la terminal de contenedores.

Además la terminal viguesa contará en breve con una nueva grúa que llega a hileras de 22 contenedores, cuando actualmente sólo alcanza los 17.

También en el capítulo de mejoras, hace escasos días se ha firmado un convenio de colaboración con la Agencia Tributaria de Galicia por el que el puerto de Vigo ha sido seleccionada por el gobierno de EEUU entre un centenar de puertos a nivel mundial para instalar un novedoso sistema capaz de detectar e impedir el tráfico ilícito de materiales nucleares y radioactivos.

Tráficos portuarios en los ocho primeros meses

López-Chaves ha dado cuenta al Consejo de Administración del tráfico de mercancías durante los primeros ocho meses del año que. A pesar de que se han reducido considerablemente las cifras negativas, el saldo total sigue registrando un saldo negativo del 6,7 % respecto al mismo periodo del año anterior, motivado, en gran parte, por la caída de los tráficos vinculados al sector de la construcción. No obstante, destaca la subida de la maquinaria (+40,7%), el granito en bruto (+10,33%), otros granitos y mármoles (+33,28%) y la pesca congelada (+1,73%), que “supera el récord histórico alcanzado en 2011”.

En cuanto al tráfico de automóviles, que había llegado a caer hasta un 18%, se recupera parcialmente  con un resultado negativo del 13% durante los ocho primeros meses del año. El lanzamiento de los nuevos modelos de Citröen y las furgonetas eléctricas que se fabricarán en la fábrica viguesa de PSA Peugeot Citröen, permite, albergar esperanzas de recuperar volúmenes en este tráfico.

Por lo que respecta a la cifra de negocio, sube el +3,7%, mientras que el resultado económico después de impuestos es positivo en 800.000 euros, debido, en gran medida, a la reducción de los gastos de explotación en cerca de un 6%.