Tras la entrada en vigor de la nueva regulación de acceso a Madrid Central el día 1 de enero, todos los vehículos de reparto y distribución de mercancías de menor tonelaje sin distintivo ambiental tienen prohibido acceder al centro de la capital.

Esto ha afectado a más del 20% de la flota de reparto de la ciudad, que son unas 7.500 furgonetas y camiones ligeros. Dentro de las medidas que contempla el actual equipo gestor del Ayuntamiento, está previsto lanzar una línea de ayudas para la renovación de flotas de mercancías y viajeros.

Las ayudas, incluidas en su plan estratégico de subvenciones, se extenderán a lo largo de los próximos cuatro años. Así se ha explicado en una reunión con el Comité Madrileño de Transporte, para presentar el borrador sobre el que se está trabajando para elaborar el pliego de ayudas a la renovación de flota.

En concreto, en 2020 se prevé destinar una partida de cuatro millones de euros para la renovación de furgonetas y camiones de hasta 12 toneladas, pudiendo ampliarse hasta los 10 millones en función de la disponibilidad presupuestaria. El plan inicialmente está enfocado a la adquisición de vehículos 0, Eco y con distintivo C, y podrá beneficiar a unos 900 vehículos de distribución urbana de mercancías.

Otras tecnologías

Desde la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España, Fenadismer, han recordado que la tecnología de propulsión eléctrica no es una solución real y factible para el transporte pesado, pues no existe oferta por parte de los fabricantes. En el caso de los vehículos ligeros, la versión eléctrica llega a triplicar el precio de los modelos diésel, lo que hace imposible su amortización durante su vida útil.

Por ello, ha propuesto que se subvencionen otras tecnologías de propulsión alternativa, tanto para vehículos nuevos como para transformar los existentes. En esta línea, desde CETM han planteado la inclusión de la transformación de vehículos C a gas.

Asimismo, desde la Asociación de Transportistas Autónomos, ATA, creen que las ayudas «en algunos casos, llegan tarde«. Además, insisten en la necesidad de colaborar entre las distintas administraciones, teniendo en cuenta que la mayoría de autónomos y pymes del sector que operan en el centro, tienen su domicilio fiscal en polígonos y municipios limítrofes.

Los responsables del Ayuntamiento se han mostrado receptivos y han solicitado que las propuestas sean concretadas por escrito para su posible inclusión en la convocatoria de ayudas que se aprobará próximamente. En su caso, el Comité Madrileño ha convocado ya una reunión de trabajo con todos sus miembros el viernes 21 de febrero para consensuar un documento de propuestas.