Tras anunciar la operación el pasado mes de agosto, Maersk ha cerrado defintivamente la compra B2C Europe.

De este modo, la naviera da un paso crucial para desembarcar en la logística de comercio electrónico, en su estrategia por consolidarse como integrador logístico global, tras hacerse con una empresa de paquetería B2C que opera a nivel europeo y tiene su sede en los Países Bajos.

Así mismo, la operación también refuerza la presencia del grupo danés en uno de los segmentos del e-commerce con mejores perspectivas de crecimiento, como son los envíos transfronterizos.

Esta decisión llega poco después de la compra de Visible Supply Chain Management por parte de la naviera, que está buscando adaptar su modelo de negocio a las necesidades de unos clientes que demandan soluciones específicas para el e-commerce.

De este modo, pretende reforzar sus capacidades y su cadena logística, generando nuevas oportunidades de crecimiento que puedan combinarse con los modelos operativos actuales.

Ambas adquisiciones darán a Maersk un fuerte impulso en el campo del comercio electrónico, pudiendo establecerse nuevas sinergias que permitirán a los clientes vender sus productos a través de múltiples canales. Además, podrá diseñar una oferta más precisa para empresas de pequeño y medio tamaño.

B2C Europe, que opera desde Europa Occidental, ofrece servicios de entrega de paquetería a retailers y marcas, así como a operadores logísticos, siendo su especialidad los envíos transfronterizos.

De hecho, mueve grandes volúmenes en todos los países europeos gracias a una amplia red, que controla a través de diversas herramientas de gestión y sistemas de trazabilidad.

El plan de Maersk es desarrollar sus capacidades en el ámbito de la recepción, empaquetado, envío y entrega B2C en las tres regiones de comercio electrónico más grandes del mundo: Europa, América del Norte y Asia.