Con el fin de aumentar la flexibilidad de las rutas entre Asia y Europa, Maersk aumentará en dos salidas semanales su servicio AE19. Esta conexión combina el transporte marítimo de corta y distancia y el ferrocarril, con un itinerario que pasa por Corea, China, Japón y diferentes puertos de Finlandia, Polonia, Alemania y Escandinavia.

Su misión es transportar carga seca, refrigerada y peligrosa en ambas direcciones. Debido a la pandemia del Covid-19, que ha generado algunos cuellos de botella en Europa, la naviera quiere ofrecer a sus clientes los más elevados estándares en la gestión de la cadena de suministro.

Esto supondrá convertir el ferrocarril en un modo de transporte intercontinental mucho más eficiente en términos de costes, fiabilidad y escalabilidad, pues atraídos tanto por los precios competitivos como por unos tiempos de tránsito más rápidos, los transportistas del noreste de Asia y del norte de Europa han aumentado las reservas en el servicio.

Los volúmenes que se mueven en la línea AE19 han repuntado un 75% en los meses de abril, mayo y junio en comparación con los datos registrados antes del Covid-19, una tendencia que probablemente mejorará en la segunda mitad del año.

La ruta está integrada en la plataforma digital TradeLens de Maersk e IBM, que proporciona datos directamente de cada parte involucrada prácticamente en tiempo real, al mismo tiempo que conecta este corredor ferroviario a su ecosistema de proveedores de servicios de transporte internacional.