Maersk ha endurecido sus objetivos de emisiones contaminantes y, al tiempo, los ha extendido para que cubran todas los emisiones indirectas en todas sus áreas de negocio.

El grupo naviero danés estima que la reducción de emisiones contaminates constituye un imperativo estratégico y se propone conseguir un progreso significativo en esta década, por lo que ha establecido objetivos tangibles a corto plazo para 2030.

En este sentido, la naviera se ha propuesto lograr una reducción del 50% en las emisiones por contenedor transportado en su flota y un recorte del 70% en las emisiones de sus terminales totalmente controladas.

De igual modo, el objetivo del grupo danés es la de obtener emisiones cero para 2040. Además, también pretende que un 25% de toda la carga transportada por mar se realice utilizando combustibles verdes, así como que un mínimo del 30% de sus volúmens de carga carga se haga con combustibles sostenibles, mientras que para el transporte terrestre se fijarán nuevos objetivos durante este 2022.

Además, también se han fijado objetivos de sostenibilidad para contratos logísticos y otros servicios. La intención de la naviera es convertirse en un integrador que haga de la sostenibilidad una herramienta de competitividad en todas sus áreas de negocio.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px