La pandemia del coronavirus ha propiciado un nuevo perfil de consumidor más digital, con nuevos intereses y nuevos hábitos de compra. Tal y como recoge el estudio ‘El Futuro de los medios de pago 2021‘ de UniversalPay, desde que comenzó la pandemia, el 51,4% ha aumentado la frecuencia de sus compras a través de Internet.

De hecho, casi el 95% de los compradores de entre 18 y 65 años adquieren productos ‘on-line‘ de forma habitual. Esta tendencia, que ya estaba arraigada entre los grupos de 18 a 45 años, ha crecido en el último año en la franja entre 45 y 65 años.

La apertura a otro tipo de perfil de comprador ha favorecido cambios también en los productos adquiridos. Si principalmente los consumidores más jóvenes adquirían moda, regalos y productos de tecnología, ahora la pandemia ha aumentado la compra de productos de primera necesidad, principalmente alimentos.

En este sentido, la seguridad de los pagos digitales ha posicionado al e-commerce en un lugar preferente tanto para consumidores como para comercios. Así lo sostienen los compradores ‘on-line‘ habituales, que en un 83,4% consideran que estos pagos son seguros, lo que supone un crecimiento de cinco puntos respecto a 2019.

Los métodos de pago preferidos por los usuarios son la tarjeta, con un 67% de aceptación, seguido de PayPal, con un 27,3%. A mucha distancia, el 2,3% prefieren el ‘wallet‘ de su banco y un 2,1% prefiere el pago contra reembolso.