La profundidad de la crisis sanitaria y los riesgos para la salud que entraña la covid-19 han hecho que el Ministerio de Sanidad haya decidido hacer obligatorio el uso de mascarillas desde hoy, 21 de mayo, y al menos mientras dure el estado de alarma.

En este sentido, las autoridades sanitarias estiman que el uso generalizado de mascarillas por parte de la población general para reducir la transmisión comunitaria de la enfermedad está justificado «no solo por su alta transmisibilidad, sino también por la capacidad que han demostrado las mascarillas para bloquear la emisión de gotas infectadas, muy importante cuando no es posible mantener la distancia de seguridad«.

Así las cosas, los mayores de seis años de edad tendrán que usar obligatoriamente mascarilla en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros.

Consecuentemente, este equipo de protección será obligatorio en centros de carga y plataformas logísticas, áreas en las que los trabajadores interactúan en espacios cerrados.

Estarán exentos del uso de mascarillas las personas con algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por su uso, aquellos que lo tengan contraindicado por motivos de salud debidamente justificados, o que por su situación de discapacidad o dependencia presenten alteraciones de conducta.

De igual manera, tampoco tendrán obligación de usarlas en el desarrollo de actividades en las que resulte incompatible su utilización o por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.