El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 22 de Madrid ha denegado en primera instancia las medidas cautelares solicitadas por el Comité Madrileño de Transporte para impedir las restricciones del ayuntamiento de Madrid al tráfico en Gran Vía y la almendra central de la capital. 

Esta decisión judicial ha supuesto un duro revés para los transportistas y operadores logísticos madrileños, que ven con gran preocupación cómo el acceso a uno de los principales núcleos de actividad comercial y hostelera de la capital quedará seriamente comprometido en una de las épocas de mayor consumo del año.

La situación constituye, a juicio de ATA, «un grave precedente que genera importantes perjuicios para el sector del transporte en Madrid, máxime cuando se trata de medidas impuestas sin buscar el consenso con los transportistas»

De igual modo, la Asociación de Transportistas Autónomos (ATA) estima también que la decisión supone un grave perjuicio para los consumidores, ya que impide «un transporte y distribución eficientes»

Ante este panorama, esta asociación pide «a las autoridades competentes que, antes de adoptar las medidas restrictivas de derechos, se busque conjugar los intereses de todas las partes afectadas».

Restricciones a los vehículos de reparto de más de 3,5 tn

La normativa del Ayuntamiento de Madrid prohibe circular a vehículos de más de 3,5 toneladas de de MMA por la Gran Vía entre las 11 de la mañana y las 11 de la noche desde el 1 de diciembre al 7 de enero de 2018 y establece que las operaciones de carga y descarga en esta arteria madrileña tendrán que realizarse entre las 11 de la noche a 11 de la mañana.

De igual modo, las labores de carga y descarga en las calles de acceso restringido del distrito Centro se circunscribirá a las horas que van desde las ocho de la mañana a la una de la tarde.

La Gran Vía, una de las principales arterias comerciales de Madrid, soporta una intensidad media diaria de 50.000 vehículos, que el Ayuntamiento está dispuesto a reducir, tras las obras, a 10.000 vehículos diarios, con la eliminación de carriles abiertos a la circulación.

Además, esta vía sirve de acceso a las calles más estrechas del distrito Centro, donde desarrollan su actividad 3.080 establecimientos de hostelería y 4.888 comercios, según la Asociación de Transportistas Autónomos.