La seguridad es algo fundamental para Mercedes, que en el nuevo Actros no solamente ha incluido nuevos sistemas como el asistente de ayuda a conducción que garantiza una conducción semiautomática a cualquier velocidad, sino que también ha mejorado algunos de los ya existentes.

El mejor ejemplo es el asistente para la protección lateral, disponible desde el año 2016, que minimiza la probabilidad de tener un accidente con algún elemento situado en el lateral del conductor cuando gira hacia la derecha.

Hasta ahora, las señales de advertencia aparecían solamente mediante una luz LED en el interior de la cabina, pero con el nuevo modelo, se utiliza también la cámara-espejo MirrorCam para mostrar un aviso mucho más visual cuando el sistema detecta algún elemento estacionario o en movimiento en la zona monitorizada.

Esto ayuda al conductor a extremar las precauciones, especialmente si existe un ciclista o peatón que no había visto. Ambos sistemas trabajan juntos, de modo que todas las advertencias relevantes se encuentran en una misma ubicación.

Además, el asistente para la protección lateral también presta apoyo en algunos giros hacia la izquierda, pues en los camiones con un voladizo de más de 1,5 metros por detrás del último eje trasero, existe el riesgo de que la esquina trasera derecha se desvíe al girar hacia la izquierda.

Sistema de alerta en varias fases

No se trata de un sistema automático de frenada, sino de alerta en varias fases. Si se detecta un objeto o persona en la zona monitorizada, el conductor recibe en primera instancia una advertencia visual en forma de señal triangular que se enciende en la pantalla.

Si hay riesgo de colisión, una señal roja comienza a iluminarse intermitentemente y después de dos segundos, se queda fija. Además, se activa una alarma sonora para avisar al conductor al mismo tiempo.

Para ello, cuenta con cámaras a derecha e izquierda del techo del camión, cuyas imágenes se transmiten directamente a dos pantallas. Esto permite al transportista tener una mejor visión de los posibles obstáculos y controlar los puntos ciegos que pueden crearse si los retrovisores están mal colocados.

La imagen de la cámara gira en las curvas para que el conductor pueda ver siempre el final del semirremolque, y un ángulo especial le ayuda cuando maniobra o retrocede. El diseño de las cámaras no solamente mejora la seguridad sino también la aerodinámica del camión, contribuyendo a una reducción del consumo de combustible.

El sistema, completamente integrado en la arquitectura del Actros, cuenta con dos sensores y su radio de acción se extiende dos metros por delante y dos metros por detrás del vehículo. Funciona tanto para vehículos individuales como para combinaciones de vehículos de hasta 18,75 metros