El transporte murciano de mercancías por carretera ha conseguido el apoyo del Gobiero regional en defensa de sus reivindicaciones, para que se mantenga el abastecimiento de bienes a la población.

La Consejería murciana de Fomento e Infraestructuras pide al Gobierno central, como refiere Froet, que «no abandone a su suerte al sector del transporte» y que «atienda las reivindicaciones de un sector tan vital para la economía, antes y después de la pandemia», al tiempo que le muestra su apoyo contra la introducción de las combinaciones de 44 toneladas.

A juicio del consejero José Ramón Díez de Revenga esta medida puede ser «muy perjudicial porque rompe el necesario equilibrio entre transportistas y cargadores, y puede provocar problemas de abastecimiento» y, de igual manera, presenta «una triple desventaja: menor eficacia en el transporte de mercancías porque provoca un mayor consumo de combustible, daña las carreteras porque produce más carga por eje y las acaba destrozando,y se fuerza artificialmente los precios a la baja».

Con este movimiento entra en juego la batalla política para una serie de medidas que deberían tener una versión exclusivamente técnica y económica, precisamente cuando también empiezan a producirse las primeras grietas de cara al paro patronal convocado para los próximos 27 y 28 de julio.