Planta de Nissan en Zona Franca de Barcelona.

La compañía tenía que presentar este acuerdo en la reunión del comité de decisión de volúmenes el próximo lunes 10 de septiembre en Japón para poder demostrar que la planta de Barcelona apuesta por la competitividad para optar así a la adjudicación de 24.500 unidades adjudicadas actualmente a otro centro productivo, además de los 14 millones de euros de inversión asociada y la posibilidad de confirmar un mayor nivel de empleo estable.

Por su parte, el comité de empresa ha considerado que las condiciones que pedía la multinacional japonesa no justificaban la posible adjudicación de las unidades adicionales del pick up que se fabricará a partir de 2014 en la planta barcelonesa de la Zona Franca.

La dirección de Nissan en España empezó a negociar con los sindicatos antes de vacaciones un acuerdo de competitividad para optar a nuevas inversiones y trabajar a pleno rendimiento, superando las 200.000 unidades al año, lo que daría la opción de adjudicarse la producción de la nueva furgoneta para el mercado de Oriente Próximo.

En un comunicado, Nissan considera que no va a poder contar con el acuerdo de los sindicatos y que «es difícil de entender como una propuesta con medidas de competitividad que ya aplica en otras fábricas en España, así como otras empresas del sector de la automoción aplican también en este país, no haya sido aceptada en esta ocasión«.

Fuentes del comité de empresa han explicado que la dirección ha planteado condiciones «más lesivas que quitar la paga de Navidad», entre las que figuran reducir el sueldo para nuevos empleados a 18.000 euros brutos anuales, lo que supone una disminución de cerca del 40% respecto a los sueldos actuales, y aumentar la flexibilidad.

«Piden un cambio total, como si fuera la negociación de un convenio colectivo«, han criticado, aunque han manifestado su voluntad de seguir dialogando, ya que aseguran que hay aspectos para aumentar la competitividad con los que están de acuerdo.

Desde el fabricante se afirma en un comunicado que  la empresa tiene claro que si quiere seguir creciendo y optar en el futuro a mayores volúmenes o nuevos modelos, sigue siendo imprescindible que mejore su competitividad en costes y flexibilidad para adaptarse mejor a las necesidades del mercado.

Nissan cree que para conseguir atraer las oportunidades que el plan de negocio Nissan Power 88 ofrece, «solo existe el camino del diálogo permanente entre dirección y sindicatos con una apuesta firme por la competitividad«.