A partir del próximo lunes, 22 de julio, Tispol coordinará una nueva campaña semanal de controles en carretera para camiones y autobuses, que se extenderá a toda Europa.

Los agentes de 27 países europeos centrarán sus controles en aspectos relacionados con la seguridad, la velocidad, el consumo de estupefacientes y alcohol, el uso de los cinturones de seguridad, los tiempos de conducción y descanso, los excesos de peso, la estiba de la mercancía y el control de la documentación de cada transporte.

Así mismo, en sus operaciones de control, los policías y cuerpos de seguridad pueden detectar también otras conductas irregulares relacionadas con el tráfico de inmigrantes irregulares, el transporte de fugitivos, la posesión de sustancias estupefacientes o de armas de fuego, así como de mercancía robada y otros posibles delitos.

Los cuerpos de seguridad de Tispol estiman que estas campañas de control contribuyen a mejorar la seguridad vial en un período de alta densidad circulatoria, en el que aumenta el riesgo de accidentes por alcances a vehículos industriales y autobuses.

Tispol dirige esta campaña contra aquellas empresas y conductores que juegan con los límites legales para llevar a cabo comportamientos que perjudican la seguridad vial de todos los usuarios de la vía y manchan el buen nombre del sector