El Grupo GLS espera movilizar entre un 30% y un 40% más de mercancías durante los meses de otoño y la campaña de Navidad.

Por ello, se ha contratado a más de 2.500 empleados y se han incorporado 6.500 furgonetas de reparto y vehículos de larga distancia. Además, se pondrán en marcha diferentes medidas de protección contra el coronavirus en todos los centros europeos y norteamericanos.

Con el fin de poder gestionar de la forma más adecuada el volumen extra de paquetes internacionales durante este periodo, de modo que lleguen a sus destinatarios sin incidencias, también se ha impulsado la digitalización de las operativas, con escáneres manuales para facilitar las entregas.

Devoluciones de e-commerce

En cuanto al comercio electrónico internacional, se ha habilitado un nuevo servicio de devoluciones, ShopReturnService, especialmente útil para aquellos comercios que venden sus productos en varios países. Si el destinatario desea devolver el artículo, puede llevar el paquete a un ParcelShop para que el operador lo devuelva al remitente.

Para ello, el remitente debe enviar al comprador una etiqueta de devolución para que el destinatario la pegue en el paquete. El servicio, disponible también para España, solamente supone un coste adicional si finalmente se produce la devolución y permite un seguimiento continuo del proceso.

A lo largo de 2020, el grupo ha invertido más de 150 millones de euros en la expansión de su red europea. En concreto, ha abierto más de 20 centros y ha ampliado la capacidad de los existentes, con inversiones destacadas en los hubs de Barcelona, Budapest, Essen, en Alemania, y la ciudad polaca de Poznan.

En España, también ha ampliado en un 70% su capacidad en Benavente, Zamora, y en un 80% la de Sevilla, respecto a sus instalaciones anteriores. Además, ha abierto un nuevo centro de operaciones en Coslada, con más de 7.700 m², conectado a través de un túnel interno con el hub central de la Avenida de Fuentemar.