Una semana, la pasada, de estabilización ha dado paso a siete días de recuperación que parecen indicar que el 90% de la actividad económica del Viejo Continente parece haber vuelto a ponerse en marcha tras lo más duro de la crisis sanitaria.

Sin embargo, aún persisten ciertas diferencias de situación, ya que mientras algunos países del centro de Europa, como los que componen el Benelux, Alemania, Francia y Polonia ya están casi al 100% de su actividad, España, Italia y el Reino Unido aún no han alcanzado ese umbral del 90% de actividad económica, aunque avanzan para equiparse al resto de países.

En esta línea de normalización, la capacidad de la flota de transporte de mercancías por carretera europea también tiende a ir descendiendo hasta niveles habituales, aunque aún se encuentra un 26% por encima de registros que podrían considerarse normales antes de la crisis sanitaria.

En este mismo sentido, también se está reduciendo el número de camiones parados en campa por falta de viajes.

De igual modo, también tiende a aumentar la distancia que cubren los vehículos industriales en sus expediciones y ahora está un 9%, frente al 12% de la semana anterior, aunque los tiempos de paso en frontera se mantienen estables en un 5% por encima de lo que debería ser habitual.