Volvo Trucks ha lanzado un nuevo sistema de seguridad para sus camiones eléctricos, denominado ‘Active Grip Control‘. Esta nueva tecnología mejora sustancialmente la estabilidad, aceleración y frenada en suelos resbaladizos.

Así se ha demostrado en las pruebas realizadas con un FH Electric en una superficie con baja adherencia con un semirremolque cargado, pues se ha conseguido una mejora del 45% a la máxima aceleración.

En ello influye también la rápida respuesta de los motores eléctricos, que permite que la fuerza generada entre los neumáticos y la carretera sea controlada en un instante para prevenir giros inesperados.

Gracias al ‘Active Grip Control‘, si el camión empieza a patinar, se activan múltiples sensores que permiten al sistema de control del vehículo reaccionar y utilizar los motores eléctricos, así como poner en marcha otra serie de actuaciones para ayudar del modo más inteligente posible al conductor a mantenerse en la carretera.

Esta característica permite reducir el riesgo de que se produzca un efecto tijera, consistente en el giro accidental de la cabina del camión, o un sobreviraje, consistente en el deslizamiento del eje trasero en las curvas, cuando el vehículo circula sin carga.

La función también puede utilizarse para una frenada regenerativa controlada, sin necesidad de utilizar el ABS. Esto incrementa la eficiencia del vehículo, puesto que permite una experiencia de frenada más suave.

El sistema estará disponible en el Volvo FH, el FM y FMX en sus versiones eléctricas, utilizadas fundamentalmente para transporte regional y en el sector de la construcción. También se ha diseñado una versión que podrá incorporarse en los camiones con motores diésel o a GNL.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px