Adif ha puesto en servicio una nueva variante ferroviaria de 3,7 km de longitud entre las estaciones de Almoraima y San Roque-La Línea, dentro de la línea de ancho convencional Bobadilla-Algeciras. Esta nueva variante permite el cruce de circulaciones de trenes de 750 metros en la estación de San Roque Mercancías, lo que mejora la capacidad y las condiciones de explotación.

De manera complementaria a esta mejora del trazado, se han instalado tres nuevas vías de apartado en dicha estación, se ha modificado el enclavamiento electrónico y se ha procedido a la renovación y mejora del tramo entre Castellar de la Frontera y Almoraima.

La línea de ancho convencional Bobadilla-Algeciras, de 176,2 km de longitud, dispone actualmente de vía única no electrificada. Además, forma parte de los corredores Atlántico y Mediterráneo definidos en la Red Transeuropea de Transporte, por lo que estas actuaciones están siendo financiadas por los Fondos Feder.

Inversión de 350 millones

Se prevé que la inversión a corto plazo en esta conexión sea de unos 350 millones, que se dedicarán a la mejora y renovación integral de la plataforma y superestructura existentes, así como para su electrificación. El objetivo del Ministerio de Transportes es potenciar el tráfico de mercancías con origen y destino en el puerto de Algeciras.

Gracias a estas obras, se podrá dotar a la línea de mayor capacidad para el incremento de las circulaciones ferroviarias, que pasarán de 28 a 56, pudiendo circularse por la vía durante las 24 horas. Supondrán también una mejora de la competitividad en los costes para los operadores, un menor consumo energético una vez finalizada la electrificación y la reducción de los tiempos de viaje.

Además, mejorará la fiabilidad de la circulación, podrá aumentar la longitud de las composiciones de mercancías y se captará más tráfico ferroviario del puerto, con el consiguiente descenso del tráfico por carretera.