La terminal de contenedores Opcsa en el puerto de Las Palmas ha prohibido cualquier contacto físico en la entrada de la terminal, de acuerdo con las recomendaciones sanitarias de prevención por el coronavirus. De este modo, sólo recibirá las peticiones de las compañías de transporte, consignatarias y navieras que lleguen con todos los trámites administrativos previos totalmente resueltos.

Hasta ahora, las gestiones incompletas obligaban al conductor del camión a tener que resolverlo de forma presencial en relación directa con el personal. A partir de ahora, las gestiones deben realizarse de forma previa por vía telemática, aunque también se atenderá por vía telefónica cualquier problema administrativo.

El personal tiene prohibido todo contacto físico con los conductores de los camiones que se acerquen a retirar o entregar algún contenedor. Esta medida afecta a la retirada o entrada de contenedores en todos los supuestos: estadías vencidas, contenedores aún por descargar de buques, carencia de levante aduanero y otras.

Opcsa, que contribuye con su capacidad logística al abastecimiento de la población canaria, está desplegando todos los recursos a su alcance para garantizar el servicio. Además, cuenta con un Gabinete Interno de Crisis y también ha reducido al mínimo el contacto físico entre los distintos departamentos operativos.

Por el momento todo funciona con normalidad y sin interrupciones en la terminal, que ofrece libre acceso al servicio ‘Consulta de Contenedor‘ a través de su página web oficial, donde puede consultarse la información del tipo de unidad, su estado en parcela y la respuesta aduanera para efectuar el levante.