El gran número de movimientos que genera cada año la Operación Paso del Estrecho ha hecho saltar las alarmas en Andalucía, donde afrontan ya la tercera fase de la desescalada tras la pandemia del Covid-19.

El presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, ha pedido al Gobierno en la reunión telemática dominical de los presidentes autonómicos, que suspenda estos desplazamientos masivos a través de los puertos andaluces, entre los que destaca el de Algeciras por concentrar el 80%.

Moreno cree que no se dan las circunstancias ideales para afrontar una operación de este tipo con garantías, sobre todo teniendo en cuenta la falta de información sobre los efectos del virus en el continente africano.

De no suspenderse finalmente la OPE, el presidente andaluz ha reclamado la máxima seguridad y una planificación ordenada, potenciándose los controles sanitarios para que se puedan realizar pruebas a todas las personas que entren a España a través del Estrecho de Gibraltar.

Esta petición, sin embargo, ha causado un gran malestar en el seno de CCOO, que ha pedido al Ejecutivo de Pedro Sánchez que no solo mantenga, sino que intensifique los preparativos para la Operación Paso del Estrecho.

Aunque coincide en que se deben extremar las precauciones sanitarias, la organización sindical recuerda que estos ciudadanos sólo vienen de paso e insiste en que el sector del transporte marítimo de pasajeros es uno de los que más ha sufrido los efectos del coronavirus.

Si se cancelase la operativa, las consecuencias podrían ser letales para el empleo, así como para las empresas y autónomos. Por ello, han animado a las comunidades portuarias de Algeciras, Málaga, Almería, Ceuta, Melilla, Tarifa y Motril a seguir trabajando en los preparativos.